martes, marzo 04, 2008

Ha vuelto el frío



Parecía que había llegado

la primavera,

que todo renacía,

que, hasta nosotros, hasta yo,

sonreíamos de forma diferente.


Pero no.


Ha vuelto el frío.

Me he despertado a medianoche

escuchando el ulular

de un viento carcomido

por las soledades y

los deseos de levantar polvareda.


Habrá que estar prevenido

para que la congoja

no me aflija demasiado.

19 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Bonito poema María Jesús.

Me parece que hemos compartido musa.

Besos.

mia dijo...

María Jesús


en primavera hay vientos

y lluvias,y frescos!

pero no son más del invierno!

Ánimate que hoy,

pierden los frutales su flor!

♥♥♥besos♥♥♥

Anónimo dijo...

Mercé dice, Maria Jesus, mira el cielo tan azul, mira los árboles como danzan, mira los pájaros como corren. I si estuvieras cerca del mar, verias las olas saltar.

Estoy un poco mesca, ningún comentario recibo de tí...

Te quiero besos mercé mua mua mua

mia dijo...

Y es que cuesta sumir que vuelva el frío después de ver lucir en el cielo azul tanto tiempo el sol... pero al frío le toca el turno... nos guste o no...

Y como me confunde esta otra mia que me encuentro por aquí, si el otro día llegue a pensar que había contestado ya yo ;)

Monica Alvarez dijo...

María Jesús :
Los días helados , desolados ,desprovistos de amor , nadie los desea pero existen y no son bienvenidos.Te comprendo muy bien y te envío mi apoyo.
Llegará la primavera.
Un abrazo

Señor De la Vega dijo...

Pero el frío pide abrazos a gritos.
Besos a borbotones para que no se hielen.
El frío conserva las razones y nos acerca, mientras se recuerda con nostalgia la mesa camilla y el brasero.
Un placer con frío o calor, leerla, Z+-----

SUSANA dijo...

Bella Maria Jesus, por estas curiosidades del mundo, aún con un poquito de frío, estás entrando en la estación del amor...y yo, en el otoño.

Deméter, portadora de las estaciones ha decidido y Perséfone me abandona.

Cálidos abrazos para tí amiga!

BL dijo...

Como un anodino libro de versos
rebosante de vientos carcomidos,
oía anoche gélidos los gemidos,
no caras de primavera,reversos.

De soledades nocturnas sin alma,
de polvaredas y congojas viles,
aflicciones sinceras y gentiles
que tornan viejos anhelos en calma.

La aurora ya me acoge en su regazo,
el día despunta amable y fehaciente
aunque entre las sábanas me solazo.

Que no desprecie al orondo _naciente,
que su tibieza nos colme de rimas,
que nos eleve al orbe. ¿Te animas?

Dédalus dijo...

¿Ha vuelto, de veras? ¿Había estado antes? ¿En dónde? Llevo dos meses en traje de baño, de modo que he perdido toda memoria referente a sensaciones térmicas distintas a las primaverales. Seguro que lo entiendes...
Como seguro que entenderás que te leo mientras estoy viendo el debate, pero ya sabes que eso no importa porque los hombros pedemoz acer mash de doxcosaf alda vez ysefvuif jti, b,"%¡,jq@k ln 9e1n 2&&

FLACA dijo...

¡Qué hermoso poema!... Anduviste sintonizada climatológicamente con Torosalvaje.
En serio, tus versos son hermosos, y profundos. Parece que a todos el inviernos y el viento y el frío nos producen ese estado de ánimo tan triste. Aquí está llegando el otoño, y hoy hace exactamente una semana que stá lloviendo. No se aguanta tanto gris.
Admiro mucho esa fructífera creatividad que hace que puedas colgar algo nuevo, y bueno, cada día. Un beso grande.

Su dijo...

La primavera siempre vuelve, es más, tu estas llena de primavera.

PIZARR dijo...

Hola Maria Jesús, no se cual fué el camino que te trajo a mi blog, pero encantada con tu visita, ya que por ello he podido visitarte yo. Descubro entre los comentarios algún que otro " amigo "

Valiente profesión la tuya, siempre he dicho que haría cualquier cosa en la vida, menos dar clases, me parece tremendamente dificil y más hoy en día.

Respecto a tus letras, bonita manera de expresar que desde luego el día nos ha sorprendido hoy a más de uno al parecer.

El sabado había 25 grados en Bilbao y esta mañana 8 y un viento y un frio tremendos.

No debemos quejarnos por ello, es lo que toca en esta época del año.

UN SALUDO DESDE BILBO

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Más raro fué aquel verano que no paró de nevar.

Misántropo dijo...

Puestos a prevenir, ojo con la primavera.

Un gusto, oiga.

Anna dijo...

Muuuyyyy bonito!!!!

Gabriela dijo...

Ha vuelto el frío.
Me he despertado a medianoche
escuchando el ulular
de un viento carcomido
por las soledades y
los deseos de levantar polvareda.

Hermoso Maria Jesus, cada una de tus palabras y tan familiares.

Enrique Páez dijo...

Hermoso poema. Según la ley de la analogía de Hermes Trimesgisto, lo que está arriba es como lo que está abajo (lo que está dentro es como lo que está afuera). Abrazos desde Madrid.

juan pascualero dijo...

Uno nunca está suficientemente prevenido. En fin, sentí leyéndote la misma sensación que me dan nuestros inviernos. gracias

Ana dijo...

¿Sabes? Soy una enamorada del frío y de los días lluviosos con olor a hierba mojada ... me inspira tanto recogimiento que me gustan!

La primavera y el verano menos ... fíjate.

Debe ser esto de llevar sangre del norte jejejeje.

Besos.