domingo, marzo 30, 2008

Yesterday

Ayer, o hace veinte años, la mujer descendió del coche y tomó el bebé que permanecía dormido en el cuco colocado sobre el asiento posterior.
Su amiga también bajó y cogió los bolsos de ambas.
Era un aparcamiento subterráneo.
En el mismo instante y enfrente de ella, alguien asomó su cuerpo por la puerta de un BMW. También tomó un bebé de un cuco colocado en el asiento posterior. También una mujer se apeó y también tomó su bolso.
Cuatro palabras de sorpresa y una de adiós.
No era el momento, ni el lugar, ni el día, ni el mundo ni la vida en que aquella mujer y aquel hombre tendrían que haberse hablado. Tal vez en otro.

Han pasado veinte años y jamás han vuelto a verse.

Ayer, Johnny Mathis seguía cantando en la cinta de cassette que él le había regalado hacía veinticinco años.

34 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Me suena a dolor.

Prefiero no preguntar.

Besos.

Lucía dijo...

Enigmática historia.

Besos.

Anónimo dijo...

Mercé dice, un historia que queda en el suspense, ¿ Quien era la que bajaba del coche? suspense!

Tengo tantas ganas de ver las flores florecer y adornar los balcones y las praderas que me adelanto en los escritos..

Muchos besos mua mua mua

José María dijo...

Quizás esté un poco "espeso" estana mañana, pero no acabo de entender bien esta enigmática historia. ¿Me ayudas a entenderla?.
Un abrazo.

FLACA dijo...

¿Será que para que no resulte enigmática esta historia habrá que haber pasado hace veinte años por ese momento que "no era el momento,ni el lugar,ni el día, ni el mundo ni la vida" en que "tendrían que haberse hablado"?...¿Será que para que este relato no resulte una historia de suspenso a uno le deberán seguir sonando viejas cintas?
Maravilloso el relato, amiga.

Jose desdeminoray dijo...

A veces, el azar se hace recuerdo.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Hay ciertos momentos de nuestras vidas a los cuales en su día no le dimos la menor de las importancias, pero que con el transcurso de los años, no sé por qué extraña razón, nos acordamos no solo de ese momento, también de quién formara parte de él, aunque fuera alguien desconocido, a quien no vimos nada más que en esa ocasión, pero que sigue en nuestros recuerdos. Y te preguntas que será de él, que estará haciendo ahora, y sobre todo si alguna vez en este trayecto de la vida se ha acordado de ese momento.

mia dijo...

Tremendo

pero tan excelente

como triste!

♥♥besos♥♥♥

BELMAR dijo...

es la vida que me alcanza, que nos alcanza...

Pablo dijo...

la vida está llena de PEROS
Excelente historia

angélica beatriz dijo...

Hola María Jesús querida.

No sé... Pienso en tu historia como aquélla en la que se da un bebé que no se desea a otra familia, pero no hay un pequeño aquí, sino dos...

De todas maneras, las letras del cuento llevan un aire de tristeza en ellas...

Besos mi querida niña.

Malena dijo...

Es una historia triste de un adios que se dijo hace veinticinco años. La vida los separó pero no pudo hacer desaparecer los sentimientos. Quizá alguno de esos niños no debería haber tenido la madre que tenía.

¿Verdad María Jesús?

Un beso.

Clarice Baricco dijo...

Leer la historia me provocó mucho.

Abrazos.

elbia dijo...

Esos momentos cruciales, esos momentos grabados, esas encrucijadas que marcan nuestras vidas y las ajenas. Esos momentos de encuentro y desencuentro.

Esas palabras que se dijeron y que se callaron.

Me ha gustado

un abrazo

Leo dijo...

Una duda en un instante,
una palabra mal interpretada,
un temor injustificado,
una copa de más el día equivocado,
un desliz con un amigo una noche de fiesta, o con una compañera de trabajo el día de la comida de Navidad... Todos estos motivos son justifcables y, de veras, perdonables, antes que vivir en un error durante 25 años.

Bonita historia, me suena cercana.

Un beso

juan pedro dijo...

Cuanto enigma en este relato María Jesús... sólo tú lo sabrás...

Estar en el lugar y momento equivocados, también es parte de la vida... muchas veces, nada puede hacerse... aunque lo quisiéramos, verdad???

Mis saludos respetuosos.

juan pedro

Aarón Ormeño dijo...

la historia creo que logra toto el efecto que has previsto.

que buen texto y que buena cancion.

Malena dijo...

María Jesús, tus deseos son órdenes. :) Ya tienes la música también en los comentarios de mi blog.

Ha sido un placer. :)

Muchos besos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Unas lineas algo triste!, trato de comprenderlas.. pero solo me queda en palabras no dichas y momentos inadecuados..te dejo abrazos.

Vespertine dijo...

Comprendo profundamente.
Ayer sonaba "Heirloom" de Björk en un par de parlantes que sonaron hace cinco años, cuando ella saludaba por la ventana de una casa. Hoy está saludando por la misma ventana en mi mente, solo que a 3500km de distancia.
Tal vez nunca deberian haber sonado, ni saludado. Pero fue así y el recuerdo se conforma de cosas buenas y agradables. Las partes negativas ya se han perdonado y no hay rencores. Solo un gracias de corazón y una canción. (Un beso grande, mjl)

Noemí Pastor dijo...

Últimamente encuentro muchas historias de este tipo. ¿Algo que lamentamos no haber hecho?

SUSANA dijo...

Ah, Querida Maria Jesús, cuántos interrogantes a partir de Yesterday! Has dejado mucho para la imaginación del lector y su propio interior, donde siempre, siempre, anida un desencuentro.

Bellas e inteligentes letras...como Vos!

ADORO, ADORO, ADORO LA MÚSICA QUE ME HA RECIBIDO EN EL BLOG! Me quedo con ella, hasta el final!

Qué buen gusto!

Te abrazo con todo cariño!

Codorníu dijo...

Buenoooo... pobres... mejor que no se hubieran vuelto a encontrar. Pero de suceder como cuentas, dales unos segundos más de cuartelillo... no sé, ¡qué encuentro más breve!

Qué pena. No hay derecho.

(Magnífico, eh)
Un beso,

-Pato- dijo...

Yo no sé, pero lo cierto es que he terminado con los ojos llenos de lágrimas, por eso que no pudo ser en esta vida y por la melancólica canción de Jhonny Mathis.

Uh, y ahora canta Eva Cassidy...
No me voy mas de aqui.

Besos.

IGNACIO dijo...

Suele pasar que cuando menos te lo esperas, llega te pega una sacudida, en corazón, alma y recuerdos, quisieran hablarse, y van en contradirección.
Muy buena reflexión María Jesús.
Bs.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Bonito relato. Me gustan los finales inesperados o que te quedes pensando que puede seguir pasando.
Besicos

PIZARR dijo...

Pues para mi que eran amantes desde por lo menos 5 años antes de aquel encuentro, porque la cinta él se la regaló hace 25 años.

Tuvo un hijo de él... nunca más volvió a verle porque a la vez la esposa tuvo otro hijo.

?????

Por intentarlo que no quede...

UN BESO

FLACA dijo...

estoy de acuerdo con pato,totalmente. A Codorniú le digo que los encuentros de después son siempre así.

MaleNa . la porteña dijo...

Un segundo nos cambia la vida, los destiempos.
Bellamente triste.

Un abrazo querida María.

MaLena.


Pd. las imágenes son de Picabia . (por tu pregunta en mi post :)

celebrador dijo...

ÑPuies ya sabes:

Bien - Ven - Ido

FLACA dijo...

Amiga: el fin de semana probaré tu receta, que parece que gustó a varios que pasaron por allá.
Ahora vine a invitarte a que visites El blog del Tata,que se abrió hoy. El padre del Santi, con 87 años, tiene la inteligencia lúcida, una sensibilidad exquisita,es un músico excepcional y todavía le quedan ganas de bloguear,conocer, divertirse y compartir.
Dejo la dirección:
http://www.tatabloguero.blogspot.com/

Un abrazo.

Nohema Rios dijo...

Me dejó los pelos de punta! Una historia misteriosa, atemporal y con muchos enigmas, la cual la hace bella de principio a fin.
Te dejo un abrazo!

Tomás dijo...

si suena My Blue Heaven puede que el BMW tuviese problemas de relatividad pero no deja de ser un enigma, sin rastro de aqullas mujeres que bajaron a la vez, casi, sin saber lo que sería desaparecer en lo cotidiano

besos

Francisco Ortiz dijo...

Nostálgico, conciso, evocador. Me ha gustado mucho. PD: La canción de Moustaki emociona de verdad.